Inditex: de la nada al Imperio de la moda

No nos engañemos, crear y mantener un negocio no es una tarea sencilla, pero tampoco imposible. Si siempre has querido montar una empresa tienes que saber que puedes hacerlo. La diferencia entre soñar y aventurarse a cumplir esos sueños está en la confianza que cada uno deposita en sí mismo. Quizá pienses que tus ideas no son suficientemente buenas, pero quizá sí lo sean. Solo debes creer en ellas y buscar la manera más adecuada de poder llevarlas a cabo. La ilusión, la pasión y las ganas son capaces de convertir imposibles en posibles.

La historia nos ofrece ejemplos concretos de personas que decidieron apostar por sus ideas. Y algunas de ellas funcionaron. No hace falta irnos muy lejos para encontrar uno de los mayores ejemplos de éxito empresarial. Su nombre seguro que te suena y es muy probable que lleves puesto alguno de sus productos. ¿Una pista? Es español. Sí, estamos hablando de Amancio Ortega, el fundador de Inditex.

Quizá puedas pensar que todos los actuales dueños de empresas de éxito hayan contado con ciertas facilidades económicas desde sus inicios. No es el caso de Ortega. Nacido en León en 1936, su familia pasó por serias dificultades económicas cuando era niño. Se trasladaron a Galicia y decidió dejar la escuela a los 12 años para ponerse a trabajar en un comercio textil de La Coruña. Tras dedicarse durante algún tiempo a esta ocupación y conocer desde dentro el sector, decidió montar su propia empresa en 1963 llamada Confecciones Goa, dedicada a la venta de batas y vestidos para mujer. Su idea de negocio estaba basada en ofrecer la moda a precios bajos, asequibles para gran parte de la población.

El nacimiento y la expansión de Zara

En 1975 nació una marca que actualmente tiene más de 400 tiendas en el territorio español: Zara. Su primer local, situado en una calle céntrica de La Coruña, ofrecía ropa de mujer, hombre y niño. 10 años más tarde nació Inditex, todo un imperio textil que hoy en día agrupa a ocho marcas diferentes dirigidas a distintos públicos objetivos. En el año 1977 Ortega establece la sede de su negocio en Arteixo (La Coruña), donde también se encuentra actualmente. En 1988 el empresario consiguió expandir su negocio fuera de España, la primera tienda Zara en Oporto supone el inicio de un camino que le ha llevado a abrir tiendas en los cinco continentes.

En 2001 Inditex empezó a cotizar en la Bolsa de Madrid y se unió al índice bursátil Dow Jones Sustainability Index (DJSI). Dos años más tarde, en 2003, nace Zara Home, que se sale de la línea centrada hasta el momento en el sector textil y ofrece productos de decoración para el hogar, en una clara estrategia de diversificación de producto. Es justamente esta marca, Zara Home, la que inaugura el mercado online de Inditex en 2007, al que se unirá Zara tres años más tarde y, progresivamente, todas sus marcas.

Una de las máximas sobre la que se asienta esta gran empresa desde su inicio es aunar en una misma compañía las labores de diseño, fabricación, distribución y venta. Es decir, estar al cargo por completo de cada uno de sus productos y entregárselos directamente al público, sin intermediarios ni terceros. Situar al cliente en el centro es su clave, escuchar las demandas del público e intentar satisfacerlas lo antes posible. Existe además una gran preocupación por parte de Inditex con el entorno, tal y como se explica en su página web: “nunca perdemos de vista al cliente y trabajamos para crear valor más allá del beneficio, siempre con la mirada puesta en los efectos que nuestra actividad genera en las personas y el medio ambiente”.

Actualmente Inditex tiene 7.504 tiendas repartidas por todo el mundo, está presente en 94 mercados -45 de ellos online– y da trabajo a 162.450 personas. El secreto del éxito de Amancio Ortega no es otro que la constancia, la ambición y las ganas de perseguir sus sueños. Las ideas transforman el mundo, o sino, preguntémosle al niño que empezó repartiendo camisas y acabó en el top 5 de la lista de los billonarios del mundo según Forbes.