EL CINE Y LAS VENTAS

Cada vez que un guionista se sienta delante de su ordenador para escribir una historia para una nueva película tiene que hacer previamente el mismo trabajo: documentarse. Los filmes no basados en hechos fantásticos requieren de esta labor para que el relato sea verosímil. Porque ¿a quién no le molesta ver hechos anacrónicos en películas históricas o situaciones que nada tienen que ver con la realidad? Precisamente, gracias a la labor de documentación el cine es un gran ámbito para adquirir cultura general.

El mundo de las ventas, como no podía ser de otra forma, también tiene su hueco en el mundo cinematográfico. Hay películas en las que se puede ver cómo generar necesidad en los potenciales clientes, cómo conseguir cerrar una venta o cómo crear discursos para convencer. Incluso cuando el tema central de la película no es el ámbito comercial podemos fijarnos en diálogos y situaciones que podríamos aplicar a nuestro sector.

Por ejemplo, el Lobo de Wall Street está ambientado en el mundo de las ventas de acciones. Dejando de lado las situaciones que se cuentan de la vida del protagonista, Jordan Belfort, podemos ver, por ejemplo, lo fundamental que es crear necesidad en un cliente. Mira la escena:

También en este filme se observa como cualquier persona puede ser una gran vendedora si consigue implementar la metodología correcta, la que sigue un patrón en todas las situaciones.

Sobre las ventas en el mundo inmobiliario trata “El éxito a cualquier precio”. Una película de 1992 que cuenta la historia de unos agentes inmobiliarios que tienen que vender propiedades en una época de recesión económica. Esta película puede ayudarte a reflexionar sobre los diferentes aspectos que forman parte de las ventas, sea en el sector que sea.

Una gran escena sobre cómo vender telefónicamente es la que se puede observar en El Informador. Destaca la capacidad del vendedor para generar un clima de confianza con su potencial cliente. Consigue que una persona a la que no conoce y que ni siquiera está viendo, le caiga bien y crea en lo que le está contando. No es menos importante cómo consigue que el cliente realice la compra de manera inmediata, sin tener que consultarlo con nadie. Mira cómo lo hace:

Puede que estas películas, u otras que recuerdes o veas en un futuro, te ayuden a crear nuevas ideas para mejorar en el ámbito de las ventas. O simplemente para conocer nuevas formas de hacerlo. El cine puede ser una gran fuente de inspiración.