CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS LABORAL

Afrontar el día a día puede llegar a resultar muy estresante para cualquier autónomo o responsable de una pyme. Implica estar pendiente de muchos asuntos como negociar con los proveedores, alquiler de instalaciones, gestión de grupos humanos, captación de clientes o cualquier percance que aparece sobre la marcha y es necesario resolverlo cuanto antes.

El psicólogo Cristian Urzua, de la academia Mindset and Skill, considera que hay tres aspectos emociones básicos que hay que saber gestionar para conseguir superar o afrontar cada día el estrés causado por el trabajo:

– Debemos conectar con el presente: Es decir, muchas de nuestras preocupaciones vienen dadas por cuestiones relativas al pasado o al futuro. La nostalgia, la tristeza, la incertidumbre por los nuevos cambios tecnológicos o legislativos… son en realidad factores que en verdad no existen. Al menos no de momento. Todo está en nuestra mente, ya que los humanos tenemos la capacidad del razonamiento y eso nos permite valorar los hechos para tomar decisiones, lo cual es muy acertado. El problema viene cuando valoramos hechos que aún no se han producido o ante lo que aún no podemos hacer nada. Hemos de estar centrados en el día a día para conseguir sacar lo mejor de uno mismo en todo los proyectos que vamos desarrollando.

– ¿De verdad estoy hiper estresado?: Esta pregunta que lanza al aire Urzua viene a reflejar que a veces no es estrés lo que realmente estamos experimentando, sino cansancio. Debido a las muchas tareas, personales y profesionales que hemos llevado a cabo a lo largo del día (pasear al perro, preparar la comida, alentar a los trabajadores, negociar una nueva cantidad de materias primas) podemos llegar a un punto en el que en nuestro ámbito laboral nos encontramos realmente exhaustos. Pero es eso, simple cansancio que en la mayoría de ocasiones se supera con una siesta o una comida. Hemos de saber cuándo hacerlo.

– Cuidar la perspectiva: Lo que nosotros creemos que nos pasa, nuestra perspectiva de la realidad, termina afectando a la realidad. Por eso es tan importante darse cuenta de que cuando un pequeño asunto no va bien, pasa sencillamente eso, y no extrapolarlo a frases tan perjudiciales como “todo va mal, mi mundo es un caos y mi vida se desmorona”. Es un error habitual en el plano laboral y que se suele arrastrar hasta lo personal, por eso hay que valorar la situación verdadera que tenemos y no llevarlo a terrenos pantanosos ni hacer una montaña a partir de un granito de arena. Darnos cuenta de que tenemos nuestro trabajo, casa, comida… puede sonar a tópico, pero es así. Y los errores u obstáculos que haya por el camino los podremos ir sorteando, pero nunca pensar que va a terminar por destruirnos.

Procura leer los consejos de Urzua una vez más con calma, y sinceramente, verás cómo te van a ayudar en el día a día a superar el estrés. Siempre es bueno tener algo de estrés, ya que nos hace más competitivos y productivos en el mundo laboral, pero al mismo tiempo tenemos que saber gestionarlo para que no nos paralice.