MENTE SANA EN CUERPO SANO

“Mens sana in corpore sano” es una célebre frase que seguro has escuchado alguna vez. Proviene de la antigua Roma (aunque mucha gente lo atribuye por error a Grecia) y hace referencia en que para rendir bien en cualquier ámbito profesional es necesario disponer de un cuerpo con energía y ganas. Pero, ¿cuánto de verdad es esto?

En un estudio que se publicó en PLoS One, se reunió a 81 mujeres jóvenes y sanas cuya lengua materna era el alemán y, aleatoriamente, se las dividió en tres grupos. Cada uno de estos grupos llevaba cascos y escuchó durante 30 minutos listas de pares de palabras: un nombre común alemán y su equivalente polaco. Las mujeres debían memorizar la palabra que desconocían.

Sin embargo, las circunstancias de la escucha variaban según los grupos. El primero realizó la escucha tras haber estado sentado tranquilamente durante 30 minutos. El segundo había montado en una bicicleta a ritmo apacible durante 30 minutos y después se sentó y se puso los auriculares. El tercer grupo montó en la misma bicicleta durante el mismo tiempo a un ritmo intenso y escuchó las palabras mientras realizaba el ejercicio.

Dos días más tarde, las alemanas respondieron a unos test acerca de su nuevo vocabulario. Todas ellas podía recordar algunas palabras nuevas, pero las mujeres que habían montado en bici mientras escuchaban los pares fueron las que mejores resultados obtuvieron: habían hecho ejercicio moderado al tiempo que tenía lugar el proceso de memorización. Tenían claramente mejor recuerdo de la nueva información y la diferencia era notable con el grupo de aquellas que habían hecho ejercicio antes de aprender nuevas palabras.

“Una actividad suave en intensidad implicará niveles de excitación psicológica bajos pero notables, lo que ayudará a preparar al cerebro para la entrada de nueva información, y para la codificación de dicha información en recuerdos”, valoraba Schmidt-Kassow, la psicóloga responsable del estudio.

La extrapolación para tu negocio es clara, trata de buscar algo de tiempo a la semana para hacer algo de ejercicio. Va a ser muy útil para encarar cada semana con energías renovadas y las ganas y la ambición de comerse el mundo. Bicicleta, pádel, salir a correr… cualquier opción es válida, puedes hacerlo por tu cuenta y cómo te habrás dado cuenta, ahora vivimos dentro del fenómeno masivo del running, apto para cualquier edad, y como prueba de ello es que las carreras populares benéficas están a la orden del día.