Continúa formándote

Las personas somos animales de costumbres, a base de repetir un acto, lo interiorizamos y ya lo aceptamos como válido y como la única opción posible. Esto se puede extrapolar a todos los ámbitos de la vida. Por ejemplo, si siempre nos hemos lavado los dientes de forma horizontal, ni siquiera nos planteamos si se puede hacer de otra manera. Y cuando en experto en higiene bucodental nos diga que el método correcto es de forma vertical, nos va a costar empezar a hacerlo de forma adecuada, pero sabremos que es lo correcto. La clave es tener la mente abierta, dispuesto a aprender y a aplicarse para mejorar cada día un poco en cada acción que realicemos. Con ello, vamos a conseguir tener mejores resultados en cualquier ámbito de nuestra vida.

Con las ventas sucede lo mismo. En la mayoría de comercios o tiendas se atiende a los clientes. Vemos como mira los distintos productos, se pasea por el establecimiento y en todo caso le preguntamos si quiere nuestra ayuda. Craso error porque más del 90% de las ocasiones es un no. ¿No sería mejor generar una estrategia de venta para cada cliente que entra a nuestro establecimiento? El mero hecho de entrar implica que está buscando algo que le pueda interesar. Las estadísticas nos indican que un cliente que entra y no compra nada estará un prolongado tiempo sin volver a pasar, sin embargo, un cliente que realiza una compra por muy pequeña que sea, es seguro que volverá a visitarnos en un espacio corto de tiempo. Podremos haber entablado una conversación para mostrarle las diferentes opciones que tiene dentro de nuestro establecimiento y pueda comprobar que el trato es exquisito y siempre van a ser bien recibidos.

En caso que no se realice una compra, hemos de comunicarle que en unos días vamos a recibir género nuevo con el fin de despertarle interés. Con la estrategia creada, en base a preguntas y respuestas, podremos tomar el control. Con respeto, por supuesto, pero con la mentalidad de ir a vender. El “no” ya lo tienes de entrada si no lo intentas, tienes que pensar que cuando consigues vender, estás ayudando a una persona a que disfrute de un producto o servicio y estás aumentando tu cartera de clientes.

Nuevos conocimientos para mejorar

Por eso estamos aquí, queremos ayudarte a saber vender para lo cual vamos a trabajar con unas técnicas de cierre de ventas, fidelización y captación de clientes que tienen un éxito irrefutable. Siempre te va a resultar beneficioso dejarte asesorar. Tus conocimientos sumados a pequeños cambios continuos te van a permitir llegar a los resultados óptimos. La experiencia es un grado, pero no es suficiente. El hecho de usar lo que coloquialmente se llaman “las técnicas de toda la vida” está muy bien, pero toda empresa de éxito combina sus conocimientos con nuevas fórmulas de crecimiento. Un mismo sistema de trabajo siempre requiere de pequeñas actualizaciones porque el mundo evoluciona y con ello también lo hacen las técnicas de venta. Si tú no te actualizas, lo harán tus competidores y por tanto te quedarás atrás.

En un mundo cada vez más globalizado y competitivo, resultan indispensables las alianzas para estar continuamente formándose. Para eso estamos aquí, para llevarte de la mano en el camino al éxito que mereces. Leyendo, practicando y aplicando nuestras técnicas, que son las que ya están aprendiendo todos los negocios que quieren progresar, vas a comprobar tú mismo que aumentas el volumen de ventas. Esto es lo que conseguimos con todos nuestros asociados desde Progreso Empresa a través de las diferentes estrategias para conseguir que tus resultados aumenten.